INTRODUCCIÓN         ESCRITURA         TEXTOS         GRAMÁTICA         PRENSA         PUBLICACIONES
GRAMÁTICA         SUSTANTIVOS         ADJETIVOS         PRESENTADORES         VERBOS
 
 

El romandalusí redujo a dos los tres géneros del latín (como en la mayoría de los romances): El masculino y el femenino.

 

Según los documentos toledanos a la marca de masculino no era “o” sino “u”. Así aparecen tanto en los textos aljamiados como en las glosas latinas, por lo que es un hecho contrastado. No obstante, podría haber sido un localismo de la meseta y no extendible al resto del idioma. 

 

El romandalusí fue una lengua mucho más conservadora que el resto de sus hermanas ibéricas. Se mantuvo en muchos aspectos más cercano al del latín vulgar que el de los romances occidentales.

Algunas innovaciones del latín vulgar no llegaron a territorio andalusí quedando la palabra del latín culto. Por ejemplo, se mantuvo la palabra aunellu (diminutivo del latín agnes) frente al vulgar cordarius, que ha dado en castellano cordero

 

Por otro lado, tuvo una fortísima influencia árabe, especialmente léxica. En la lengua latina de al-Andalus se han documentado una gran cantidad de arabismos inéditos en el resto de romances. Curiosamente (aunque no sean sustantivos), algunos otros como ojalá o azul, son desconocidos en romandalusí. 

 

 

Hay una parte importante de vocabulario con raiz árabe y sufijos romances (y, por tanto, adaptados a la morfología de una lengua latina). Estas palabras seguramente no pertenecieran exclusivamente ni a una lengua ni a otra, sino que las compartieran tanto el árabe como el romance. por desgracia, la mayor parte de este vocabulario no está documentado y es imposible de reconstruir.