INTRODUCCIÓN         ESCRITURA         TEXTOS         GRAMÁTICA         PRENSA        PUBLICACIONES
INTRODUCCIÓN         CARACTERÍSTICAS         FUENTES         INFLUENCIA         ESTUDIO
 
 

El romance andalusí desapareció no sin dejar un buen puñado de palabras en el resto de lenguas peninsulares. Muchas palabras que ni nos imaginamos tienen origen en esta lengua. Por ejemplo paja (en el sentido de masturbación), que proviene del participio de pasceri "calmar". Otro ejemplo muy llamativo es chocho (de scauscu, "salado") y picha (de pisca, con el mismo significado)

 

Otras palabras están relacionadas con el campo y el trabajo, como bicha (de besca "alimaña") y chinche. Es verdad que muchas de estas palabras pasaron primero por el árabe y es desde allí desde donde las tomó el castellano. En otros casos, el viaje fue a la inversa. Muchos arabismos tienen la huella de haber venido desde el romance andalusí. El principal es la preposición hasta, que es un "híbrido" entre el árabe hattá y el adverbio andalusí "adesta" (del latín ad ista)

 

De todos modos sería un error pensar que todos los arabismos entraron en castellano pasando antes por el romance andalusí. Una importante ola de préstamos llegaron por la comunidad morisca, cuando Al-Ándalus ya no existía.

 

Pese a lo que pudiera parecer, las características de los dialectos meridionales no se deben a la influencia del romance andalusí, ya que éste había desaparecido antes de que la actual Andaluscía, Portugal, Murcia y Comunidad valenciana se conquistaran. El mayor número de romandalusismos se deben a que éstos pasaron al árabe, desde donde . Por ejemplo, la palabra chico es más común en Andalucía y Valencia que en el resto de la península. Aunque efectivamente su origen el romance andalusí, de aquí pasó al árabe (está muy documentada esta palabra) y ya de aquí a andaluz y valenciano.

 

Una de las características más notables del romance andalusí fue el rotacismo (paso de /l/ a /r/), que es verdad que caracteriza al andaluz y al portugués. Sin embargo, es casi inexistente en valenciano. Unido a la cronología (Cuando Fernando III entró en Sevilla, el romance andalusí había desaparecido o estaba en las últimas), no se puede buscar un origen en su influencia.