INTRODUCCIÓN         ESCRITURA         TEXTOS         GRAMÁTICA         PRENSA         PUBLICACIONES
INTRODUCCIÓN         CARACTERÍSTICAS         FUENTES         INFLUENCIA         ESTUDIO
 
 

Ningún romance en territorio islámico ha sobrevivido. El único que se ha podido estudiar ha sido el andalusí, pues es la única de la que se tiene testimonio escrito. Del romance (o romances) africanos no hay más que préstamos en bereber y algunos errores cuando escribían en latín.

 

La fuente principal para conocer la sintaxis con las alrededor de sesenta jarchas con texto romance. No sólo son importantes por ser el testimonio de una lengua extinta. Además son las primeras poesías que se escribieron en una lengua romance de la historia. También tenemos frases completas escritas por Ibn Quzman, pero en mucha menor proporción.

 

Los andalusíes escribieron glosarios científicos en los que tomaron nota de algunas palabras romance y su equivalente árabe. No nos informan sólo del léxico, también de la morfología y de cómo evolucionó el romance desde el latín en esta parte del imperio. El glosario botánico del sevillano Abuljair especifica la palabra romance de algunos términos árabes e, incluso, da varias soluciones locales o dialectales según la zona andalusí. Algunos glosarios son exclusivamente árabes ( Vocabulista atribuído a Ramón Martí y el Vocabulista en arávigo de Pedro de Alcalá), pero incluyen préstamos de la lengua romance, eso sí, adaptados a la morfología semita. Especial interés tiene el Glosario de Leiden. No por su número de romancismos, ya que es bastante escaso, sino porque es el único que utiliza el alfabeto latino mientras que todos los demás están aljamiados.

 

Este conjunto hace del andalusí el romance mejor conocido de todos aquellos que no superaron la barrera de la Edad Media. También es el único que puede ser reconstruído con prudente seguridad.

 

No sólo hay fuentes en el territorrio andalusí. En el Toledo recién conquistado se ha documentado romandalusismos en documentos notariales y algo aún más llamativo: "errores" de los antiguos andalusíes y recién castellanos al escribir en la nueva lengua. Así, hemos podido confirmar la -u final (escribieron sobrinu en vez de sobrino) y el artículo masculino plural les.