INTRODUCCIÓN         ESCRITURA         TEXTOS         GRAMÁTICA         PRENSA         PUBLICACIONES
POEMAS ÉPICOS        FÁBULAS DE ESOPO
 
 

La kolomba ed la formika

 

Ìerad una formika ke, kon seti, liegadi kapu unu flumen por en beberi. In non, ìa la giurrata por elli tolu. Ìerad affokata kandu una kolomba estata en a támbara unu árbori, kattadi la escena ed akorredi bibatsci por en la adbiriuari. Ìa scalvata, donadi la gratza ed elli al auadi ad ella ke tornareìad elli donu pesed ad sceu tanmanu tantu ciku. Retru azzameni, unu kabcatori arripadi ad elli liokkari, vededi la kolomba, koscedi sca arma ed ketadi konfitu por en la kabcari. In non, la formika ìerad cerka ed bibatsci akorredi por en kompliri sca al auadi. La formika pikkadi elli taloni do kabcatori ki, por elli tolori, scolvedi sca arma. Assí, la kolomba potedi fuìiri advolandi, scalavatora sca vita.

 

Castellano: La paloma y la hormiga

 

Había una vez una hormiga que, sedienta, se acercó a beber a un río. Sin embargo, una vez allí se vió arrastrada por la corriente. Estaba ahogándose cuando una paloma, que se encontraba posada en una rama de un árbol cercano, observó la escena y acudió rauda a salvarla. Tras ponerla a salvo, la hormiga agradecida le prometió que algún día le devolvería el favor si podía a pesar de su diminuto tamaño. Pasó el tiempo y un día un cazador llegó a la zona. Viendo a la paloma posada, aprestó su arma y se preparó para cazarla. Sin embargo la hormiga, que se hallaba cerca, vió la escena y acudió a rauda a cumplir su promesa. La hormiga picó en el talón al cazador, el cual ante el dolor soltó su arma. La paloma aprovechó la oportunidad para salir huyendo volando, salvando su vida. La liebre y la tortuga

 

Elli liépori ed elli kalapaku

 

Tará una diìa, unu liépori scoperbu ed veloci, vesidi unu kalapaku andatori por elli kaminu ed liegadi ad elli. Elli liépori en comencadi le fari scosanios por iri tantu lentu ed sceri de patas tantas kortas. In non, elli kalapaku en icabadi ke ìerad scekuru ke pesed ad la velocitát do liépori, elli ìerad kapaci le kuataniari. Elli lióepori, scekurumán sca victoria ed topatori non ìerad posibli perderi, ancebtadi. Am demanderon ad la vopa adsiìlari la meda ed akella ancebtadi, tali elli korvu por en fari elli ìudikatori. Kandu arripadi la diìa do kompeteri, la karraira komencadi ed elli liépori ed elli kalapaku scaliron ad tali azzamemi. Elli liépori ìerad tantu veloci, ed kandu vedidi elli lionku espaco tre les dos, fid ed parandi ed volikandi bellas vekatas. Ad hattá, una das veces elli liépori en addormidi. Elli kalapaku, in non, estetidi avantzatori. Kandu elli liépori despertadi, evadi elli kapalaku konpena kruscaìad la meda. Non scen komencari korreri, ìerad tan mali tardi ed assí elli kalapaku kuataniadi la karraira.

 

Castellano: Un día una liebre orgullosa y veloz, vió como una tortuga caminaba por el camino y se le acercó. La liebre empezó a burlarse de la lentitud del otro animal y de la longitud de sus patas. Sin embargo, la tortuga le respondió que estaba segura de que a pesar de la gran velocidad de la liebre era capaz de ganarla en una carrera. La liebre, segura de su victoria y considerando el reto imposible de perder, aceptó. Ambos pidieron a la zorra que señalara la meta, a lo que esta aceptó, al igual que al cuervo para que hiciera de juez. Al llegar el día de la competición, al empezar la carrera la liebre y la tortuga salieron al mismo tiempo. La tortuga avanzaba sin detenerse, pero lentamente. La liebre era muy veloz, y viendo que sacaba una gran ventaja a la tortuga decidió ir parándose y descansando de vez en cuando. Pero en una de las ocasiones la liebre se quedó dormida. La tortuga, poco a poco, siguió avanzando. Cuando la liebre despertó, se encontró con que la tortuga estaba a punto de cruzar la meta. Aunque echó a correr fue demasiado tarde y finalmente la tortuga ganó la carrera".

 

Elli morcekól ed la filca

 

Unu morcekól kadedi en a terra ed fid kativato de una filca. Komu scabeìad ke iìad moriri tantu bibatsci, elli morcelól rogadi por sca vita. Garridi la mustela non poteri le scolveri por sceri enemika das ocellas. Mas elli morcekól icabadi elli non sceri ocella illá muri. Adhurradi sce en essu kon astucamán. Retru azzameni voltadi kaderi tre les manos otri filca ed rogadi una vekata novella de non sceri papatu. La mustela garridi ad elli ke odiaìad les scorces, akrandi non le podeíad liahscare iri. Pesed ad akellu, elli morcekól icabadi elli non sceri unu muri, illá una ocella. Assí, gannadi voltari sceri hurru.

 

Castellano: Cayó un murciélago a tierra y fue apresado por una comadreja. Viéndose próximo a morir, imploró el murciélago por su vida. Le dijo la comadreja que no podía soltarle porque de nacimiento era enemiga de los pájaros. El murciélago replicó que no era pájaro sino un raton, librándose de este modo con gran astucia. Tiempo después volvió a caer en manos de una sgunda comadreja, a la que suplicó que no le devorara. La comadreja le dijo que odiaba a los ratones, de manera que no podía dejarle marchar. El murciélago sin embargo le contestó que él no era un ratón sino un pájaro, de manera que consiguió volver a librarse.

 

La cikala ed la formika

 

Ìerad unu estivu kaldair. Una cikala kuardata do scoli por la omra unu árbori ed gaudetora elli azzamani ed scen anniya komencari liaborari, kaneìad ed kaneìad una ed otri vekata. Non tantu vededi komu sca formika algiara trabaliatora duceìad dificcilaira cibaira ad sceu lari. La cikala ofresceri ad ella kaneri ed volikari, mas la formika adindadi le abeìad de liahscari non fari kausa ed en initzari adnatzakari cibairas. La cikala rifusadi elli konseliu. En essu elli invernu arripadi unos meses retraira, ed la cikala ketadi turbata scen non lasci obi arabari au manìari. Desperata, en rogadi aìuta ad sca formika algiara. In non, la formika icabadi perkontatora ke en fecedi en elli estivu por en sce veri atassu assí. La cikala garridi kaneri. Kalen la formika icabadi atassu tancased, ad indda kandu potedi non facedi kausa por en rifusari akelli hali. Fecadi la ìana ed fadi uahsca la cikala.

 

Castellano: La cigarra y la hormiga.

 

Era un caluroso verano. Una cigarra, protegida del sol por la sombra un árbol y disfrutando el momento sin ninguna intención de ponerse a trabajar, cantaba y cantaba continuamente. Mientras vió como su vecina, una trabajadora hormiga, se encontraba trabajando arduamente para ir llevando comida a su hogar. La cigarra le ofreció cantar y descansar, a lo que la hormiga le indicó que debería dejar de estar ociosa y ponerse a recoger alimentos. La cigarra ignoró su consejo. Meses después llegó un invierno frío, que sorprendió a la cigarra sin nada que comer ni un sitio al que ir. Desesperada acudió a su vecina la hormiga pidiéndole ayuda. Sin embargo, la hormiga contestó preguntando qué había hecho durante el verano. La cigarra le dijo que cantar, a lo que la hormiga le respondió que bailara ahora ya que cuando pudo no hizo nada para evitar esa situación, y cerró la puerta dejando fuera a la cigarra.

 

La ákila ed elli korvu

 

Giastatori des unu kokolu, unu ákila kativadi unu aunellellu. Unu korvacu en vesedi ad elli ed, tentadi imitari elli ákila, giastadi scobri otri aunellu, mas kalladi tan vili la liabori kabcari ed scas garfas adnasakeron sce en a liana. Batendi scas alas fortimán, non podedi adhurrari. El pastori, vesetori akellu ke kontedi, koscedi elli korvu, mucadi las puntas das alas ed ducedi por en scos ninnos de elli. Sos filios perkonteron ad elli ke avi ìerad akella ed elli garridi: - Por en mibi solaira unu korvacu. Por en essi elli, unu ákila

 

Castellano: El águila y la hormiga

 

Lanzándose desde una cima, un águila arrebató a un corderito. La vio un cuervo y, tratando de imitar al águila, se lanzó sobre un carnero, pero con tan mal conocimiento en el arte que sus garras se enredaron en la lana, y batiendo al máximo sus alas no logró soltarse. Viendo el pastor lo que sucedía, cogió al cuervo, y cortando las puntas de sus alas, se lo llevó a sus niños. Le preguntaron sus hijos qué clase de ave era aquella, y él les dijo: —Para mí, sólo es un cuervo; pero él, se cree águila.