INTRODUCCIÓN         ESCRITURA         TEXTOS         GRAMÁTICA         PRENSA         PUBLICACIONES
ESCRITURA        LETRA ÁRABE         LETRA HEBREA         FONÉTICA         ROMANIZACIÓN
 
 

A medida que el islám se fue extendiendo, también lo fue haciendo el alfabeto árabe para escribir en las diferentes lenguas de los territorios conquistados. El principal fue el persa. Como era también una lengua indoeuropea, se encontraba en las mismas que el romance andalusí: Al alfabeto le faltaban letras. Lo que se hizo fue crear nuevos grafemas. Otras lenguas adoptaron este alfabeto árabe ampliado (como el turco) e incluso lo fueron renovando aún más. Por ese motivo, hoy en día el alfabeto árabe tiene letras completamente ajenas a los sonidos del árabe, como /p/, /v/,  /ɲ/ (la ñ castellana) o  /t͡ʃ/ (la ch castellana).

 

 

Pese a que la revisión persa del árabe se realizó en el siglo IX, este sistema no llegó a la península ibérica. Aquí se optó por un sistema aún más complicado para representar todos estos sonidos (y las cinco vocales romances).

En Hispania se añadió el símbolo de consonante doble a la letra con el sonido más parecido en árabe. Este símbolo se llama tashdid y se parece a una pequeña"w" colocada sobre la letra. Por ejemplo, /p/ se representó haciendo doble la letra ب (B), es decir: بّ; y  /t͡ʃ/ (recordemos que era el sonido de nuestra ch) duplicando la letra ج (que sonaba como la J catalana) o sea: جّ .

Puede parecer un sistema sencillo, pero no servía para todos los sonidos. Para empezar, el romance andalusí tenía consonantes dobles, por lo que no siempre podemos saber a ciencia cierta si بّ era BB o P. Tampoco todas las letras árabes se adaptaban igual para las palabras romances. Por ejemplo, usaban la letra ش tanto para la /s/ como para la /ʃ/ (la sh inglesa). Sólo a veces colocaban la tashdid para diferenciarlas, pero no nos soluciona mucho, porque la palabra "lejos", que escribieron leʃʃos, puede leerse igualmente lessos o leʃos. Para colmo, no siempre escribían los signos diacríticos, lo que hace mas ambigua la lectura.

El árabe tiene seis vocales: a, i, u breves y a, i, u largas. Este sistema de vocales largas y breves se tradujo al romance como acentuadas y no acentuadas. La vocal con acento se escribía como vocal larga y el resto como vocales cortas. De esa manera, el romance andalusí fue el primer descendiente del latín en marcar la acentuación, un par de siglos antes de que se adoptara la tilde en los demás idiomas.

Como hemos dicho, el árabe tiene /a/, /i/ y /u/. El romance romandalusí tenía (mínimo) las mismo cinco vocales que el castellano, por lo que tuvieron que "crear" una /e/ y una /o/.

La mayoría de las veces usaban las letras árabes A o I para escribir la /e/ romance y la U para la /o/, pero en ocasiones especificaron /e/ escribiendo A corta + A larga y /o/ escribiendo U corta + U larga. De todos modos, este es un sistema ideal que no siempre se cumplía. Muchas veces simplificaban usando sólo vocales cortas (sin especificar cuál se acentuaba) o, simplemente, no colocaban ninguna vocal.

Este sistema, que llamamos aljamiado o aljamía, tuvo continuidad en las comunidades moriscas, ya desaparecida Al-Andalus. El uso de la consonante doble para escribir las letras faltantes en árabe y la representación de E/O fue la misma. Para el resto de vocales se optó por el sistema simplificado, en el que se colocaba siempre un signo en la consonante que indicaba la vocal, sin acentuar las palabras.